Proyecto solidario contra la pobreza infantil

Canadá /

VIVIR EN EL PASADO

Vivir en el pasado…

Desde que estoy en el Canadá cada vez me doy más cuenta de lo deprisa que va esta sociedad,junto con ello esta terrible evolución tecnológica que muy a menudo pone en fuera de juego a gentes como yo, tanto que a veces tengo la impresión que vivo en el pasado, aunque este no este muy lejano, para mí lo es lo bastante para no llegar a comprender muchas cosas de este mundo inventado para consumir, un mundo donde la palabra “ayuda”parece no existir.

Un mundo tan independiente que llega hasta el punto de llegar a uno de esos inmensos supermercados, en el que acabas destrozado de tanto andar a la búsqueda de una simple lata de sardinas, esas de toda la vida!, cuando consigues encontrarla seguramente el fuerte aire acondicionado te habrá helado lo suficiente para no creer en la sorpresa que te espera cuando llegas a la caja,Joder! no hay cajera, hoy es una fría maquina que no lleva nombre , ni te da los buenos días o te devuelve el cambio, simplemente insertas tu tarjeta de crédito (si tienes claro!), pagas después de hacer todo el trabajo y te vas, y así casi todo en este dicho moderno mundo, en fin, si no te sabes mover en esta jungla, simplemente estas vencido.

GAMBADA

Cajera llamada maquina/Cashier named machine.

Pero para mí , la verdad es que este me sirve aún más para darme cuenta que este no es mi mundo, y que solo siento el olor a libertad cuando veo ese maíz crecer libremente de forma natural , cuando esta lluvia que parece que me persigue por todos lados, constantemente me recuerda que por suerte hoy aún no se puede comprar la naturaleza con dinero.

Estos son momentos a veces de soledad, de abandonados sentimientos de todos esos que parecen olvidar lo que representa la amistad, son esas fracciones de tiempo en las que me siento un poquito apagado,pero por lo que sea tarde o temprano siempre tengo la suerte de poder decir que hay días en la vida que el azar vive sus mejores momentos de grandeza, y es cuando siento esta enorme alegría al saber que Shelly ya esta en Mongolia pedaleando con Salva, y que sus corazones lo compartirán todo con el desaparecido y querido Ken, como esos momentos en que la vida me cruzó con mi querido Joan Marc, o como en la maravilla de llegar a querer tanto a personas como Carol.

GAMBADA

Shelly´s leaving to Mongolia

Con esto solo quiero decir, que para mí hoy, ninguna futura evolución podrá cambiar mis ganas de conocer, de querer, de aceptar ese azar de la vida, o simplemente tener la suerte de tener esos salvajes recuerdos que a veces parece que este mirando maravillado el nacimiento del mundo.

Y aquí estoy en Ontario, pedaleando entre inmensos lagos que me parecen océanos, intentando como siempre encontrar una razón para poder gozar de la amistad, pero cuando llega el mediodía y este mundo se sumerge en la inercia del silencio, me encuentro de nuevo solo ahí fuera intentado ver más allá, intentando ayudar y como no quemándome el pescuezo como una lagartija , cuando todo a mi alrededor parece estar petrificado.

Es aquí, y así que continuo buscando esa razón para creer, y que es simplemente las gentes de todos los lados que yo pueda pasar, aunque aquí la verdad es que tengo los sentimientos divididos a causa de la frialdad de sus gentes hacia mí al verme pasar, (bueno , aquellos que se dignan a mirar cuando paso),haciéndome llegar a la noche con esa sensación de haber perdido otro reto, ese de encontrar un lugar para dormir , ese de encontrar esas gentes amables para compartir tus vivencias, en fin solo un día más, aunque os diré que el otro día después de una larga jornada de más de 8 horas de pedaleo, y una guerra psicológica contra el viento, acabé mi día en el párking de uno de esos famosos moteles pagando claro 35 dolares para poner la tienda con unas vistas maravillosas hacia los camiones que pasan al lado mismo de la carretera,no conseguí dormir, y una egoísta rabia me consumía por dentro, pero luché para acabar pensando como siempre puede que mañana será mejor….

GAMBADA

Little paradise

Y así fue, en Merrickville, un lindo pueblecito al lado de un precioso canal, Sue y su marido Fern me invitaron a su camping y a la vez compartieron su tiempo conmigo, tardé muy poco en olvidar la noche pasada, pero aún me esperaba más, esta vez el azar me cruzó con, Frances y Lwarence, un matrimonio jubilado que vive en Colborne, un maravilloso lugar a los pies del lago Ontario, me invitaron a su guarida desde ahora mismo escribo como siempre esas palabras mal escritas, con mi mirada puesta hacia el horizonte, y creyendo otra vez en la buena voluntad de las gentes, aunque a veces nos parezca que esta tecnología y este mundo loco y feroz se este tragando todo lo bueno de él.

Pues No!!, este mundo todavía nos deja vivir ahí, junto con estas maravillosas gentes que en definitiva para mí , son las que me hacen sentir vivo, creer en lo que hago, ver más allá con otros ojos, y cuando ya esás a punto de recordar la inmensa gratitud del pueblo africano haciendo tristes comparaciones, ahí están ellos demostrando que aun hay espacio para la amistad.

O sea que tendré que esperar, antes de declarar este país bonito pero frio en amabilidad, porque hoy debo agradecer a muchos como Shelly y su familia por dejarme formar parte de ellos, a Sue y Fern por no dudar en cederme un poco de su preciado césped para plantar mi tienda, y como no a estos dos seres llamados, Frances y Lwarence por cuidarme como uno de sus hijos.

GAMBADA

Mum and Dad / Frances and Lawrence

Pues, continuaré mirando hacia el horizonte en compañia de todos aquellos que quiero tanto y buscaré como siempre más allá de las fronteras del olvido, del egoismo, de la injusticia, intentando ser capaz de hacer pequeñas diferencias, aunque sea navegando en estas movidas aguas de este maravilloso y fragil mundo , que parece olvidar demasiado rápido.

Espero que la vida continúe dejándome bailar con ella, aunque a veces le pise los pies!

SALUD Y BUEN CAMINO, NANDO.

EL FUTURO NOS TORTURA Y EL PASADO NOS ENCADENA, HE AQUI PORQUE SE NOS ESCAPA EL PRESENTE.

Comparte Gambada: Whatsapp