Proyecto solidario contra la pobreza infantil

Congo /

UN LARGUÍSIMO Y OSCURO TÚNEL

UN LARGUÍSIMO Y OSCURO TÚNEL

Ya es costumbre en mis días eso de que nunca se que día es, los domingos no son nada distintos que los otros días, aunque debo decir que esta vez, hace ya mas de una semana que cuento los días como si nunca mas tuvieran que volver.

Todo empezó con una pequeña tos, que se fue extendiendo hacia un dolor de cabeza, añadido con un dolor muscular, todo eso me avisaba que algo iba mal, solo unas horas mas tarde entraba en un largo y oscuro túnel, la fiebre escalaba hasta los 41,el miedo espantaba mis ansias de vivir, un mazo bombardeaba mi cabeza y la soledad me invadía, los sonidos eran vacíos, intente creer que solo era pasajero, y unas horas mas tarde me llevaban a un hospital para hacer unos análisis, pruebas y más pruebas, todo esto traducido en dinero, el salario de mas de dos meses de un profesor.

El resultado!, paludismo de nuevo, salmonela, fiebre tifoidea y una infección en los pulmones que todavía no tenia palabras para definirlo, aun así, ese al que le ponen una bata blanca , y ponemos nuestra salud en sus manos, no se digno ni a mirarme, miro los resultados y me receto creo, tantos medicamentos como pudo, me fui muy enfadado pero sin fuerzas para nada, mis amigos daban gracias a Dios, que aun estuviera yo aquí, aunque yo mire a mi alrededor y me di cuenta que ese Dios, abandono este continente ya hace muchísimo tiempo.

Yo en mi dolor, me engañaba en la esperanza, las horas pasaban, y el dolor y la fiebre aumentaba, hasta que en la noche del pasado día 2, yo sucumbía, hacia mas de tres días que estaba a mas de 40, el dolor me hacia romper las sabanas de la cama; los pulmones se resistían a enviar aire, y entre desesperación y sufrimiento hacia repaso de mis días, como aquel que se abandona a su pasado, veía la vida seguir como siguen las cosas sin sentido,y a la vez comprendí que no hay nada mas bello que aquello que nunca has tenido.

GAMBADA

Para olvidar.

Pero a las tres de la mañana me transportaban de nuevo al hospital, un demacrado y pestilento lugar, esos lugares donde nadie quiere ir, aun así, no me quedaba otra opción, mi cuerpo ya estaba en manos de los otros, me acorde de la incompatibilidad de los doctores cuando intentaba salvar la vida de Halima en Mozambique, me sentí perdido, abatido…

Me abandonaron en una fría sala, en una rota y oxidada cama, una piedra hacia a la vez de sujeta puerta y silla, y muchas cosas mas os lo aseguro, fuera la imagen de un autentico vertedero, mientras mis vecinos gritaban agonizantes, y yo poco a poco sucumbía a los efectos de todos los gota a gota que me enchufaron.

Para llegar hasta aquí, pase por tristes experiencias que quiero olvidar, así es amigos, África se muere por falta de higiene, de doctores cualificados, por falta de respeto, y solo si te puedes permitir pagar el precio de los medicamentos que te meten, puedes tener un poquito de suerte, si no es así, lo mas seguro es que tu viaje a uno de esos tristes y demacrados lugares sea un viaje sin retorno.

Yo hoy tengo la suerte de poder contarlo, no negare que pase miedo, pero he tenido la suerte de tener a mi lado un doctor que mira al futuro, me cuida como su propio hijo sin pensar en el dinero, incluso reza por mi todos los días a sabiendas que yo no soy creyente.

El doctor Denis, me cambio el erróneo tratamiento, se excuso de todo lo que me habían hecho y sintió vergüenza de verme en ese hospital donde el mismo no desea a nadie que tenga que ir allí para esperar sufriendo.

El me ha hecho avanzar en este túnel, me inyecta el tratamiento en las venas de los pies a defecto que mis manos y mis brazos son ya un autentico coladero, y asi poco a poco recupero la sensibilidad, el amor; la pasión por luchar aunque todavía tengo que guardar cama.

En todo esto , tengo a las gentes de aquí a mi lado, me visitan silenciosamente y se van, es estraño pero la verdad es que me reconforta, pero debo decir que las llamadas de mi querida Jessica, en contra de algunos que no desean que hablemos me llenan de vida,me hacen llorar, me hacen sentir que aun queda mucho por hacer, mucho por luchar, porque yo en definitiva aun lo puedo contar, y quiero decir que estoy cansado de ver tanta injusticia, tanta suciedad, tanto abandono en este continente.

Estoy recorriendo el final de este túnel, ese que nunca hubiera creído poder atravesar, pero otra vez gracias a todos aquellos que están a mi lado, me han hecho comprender que debo continuar con el proyecto, ese del granito de arena, si es verdad pero que en definitiva esos granitos son los pilares de las montanas, gracias a todos vosotros , ellos y por supuesto al doctor Denis, hacer que aun crea mas, no estoy todavía bien pero ya veo la luz del final, allí no muy lejos veo pasar alegres todos aquellos que quiero y que no sabíais nada, veo alegres aquellos que ya no están entre nosotros, y también veo a esas pobres gentes de este mundo que se mueren sin ni siquiera poder llegar a estos macabros hospitales, donde llegas gritando esperanza tan solo te ofrecen mas dolor!!!

Veo la luz cada vez mas brillante, suave llegan vuestras sonrisas, mis piernas ya consiguen caminar unos cientos de metros, mi cabeza parece razonar, mis suenos revivir, y de nuevo una explosión de energia,!!!, al otro lado del telefono la voz de Jess, no importa que la conexion no sea buena, no importa la distancia , todo esta ahi en los sonidos, me siento triste de hacerla sufrir, me siento triste de no poder hacer mas por aquellos que agonizan en esos lugares sin nombre, sin vida, siento una gran frustracion, pero a la vez, siento mucha RABIA, muchisima RABIA,hacia todos aquellos governantes que pasean sus enormes barrigas sin hacer caso omiso de esta realidad.

Congo, no es peor ni mejor que otro país africano, solo uno mas, donde la vida vale menos que un plato de mandioca, y donde parece ser que la única medicina es la tristeza de rezar, Congo es otro país de esos donde vivir rodeado de mierda y enfermedades es el pan de cada día, mientras los mas ricos viven en un Congo a parte, ese que quiere hacer cosquillas a Europa sin respetar nada ni a nadie, no importa las vidas que esto cueste.

Ya veo la luz del final de este túnel, y me doy cuenta que me he pasado mas de una semana, sufriendo , alucinando, luchando para poder ver mas allá, quise llegar a tocar la luna aun cuando no podía ni verla, hoy estaba llena y me pareció extremadamente bella, ya vuelvo a escuchar mi corazón.

Ay la vida.Ayer tuve otra triste noticia, mi tío Claudi, hermano de mi madre moría, moría de una de esas enfermedades que no deberían de existir, desde aquí les envío a mi familia todas las fuerzas para entender, la vida es bella, pero no nos pertenece, descansa en paz tío Claudi.

Ya es costumbre en mis días eso de no saber nunca que día es,esta vez no me olvidare, son demasiadas cosas, y luchare para escupir alegría, para gritar justicia, y que mis palabras no sean de dolor, he salido de este largo túnel recordando una frase de Antonio Flores: “Si pudiera borrar todo aquello que vi, no dudaría en volver a reír”.

Perdonad mi osadía para deciros que no sufráis, que ya estoy mejor, y que enseguida que mi cuerpo recupere las fuerzas volveré a acariciar esas rojas tierras de este maravilloso continente, aunque viaje en un vagón de sombras y vidas amargas.

UN LARGO Y OSCURO TÚNEL.

SALUD Y BUEN CAMINO, NANDO.

SOLO SE HA PERDIDO CUANDO SE DEJA DE LUCHAR.

Comparte Gambada: Whatsapp