Proyecto solidario contra la pobreza infantil

Perú /

“TRIQUI-TRAQUE”

Ya me parece mucho tiempo desde que escribía recuerdos para los niños de Cajamarca, hoy esos mismos son un “triqui-traque” en mi cabeza cada vez que pienso en ellos, cada vez que se lo que se puede hacer y lo poco que hacemos.

Salí de allí, con demasiado tiempo enfermo y sin mucho saber el que?, Salí con la recomendación del doctor de dirigirme hacia la costa y olvidar las montañas, mi tráquea y mis pulmones no debían seguir así en las alturas, la incesante tos me fatigaba en esos momentos de decepción que me invadían constantemente, y para adornar mejor la trágica escena, los cielos grises se apoderaban de la luz, triste, pero yo soy un fiel de la esperanza, y si no viene por si sola me la cojo.

Y un poco, bueno, mucho en contra de mi propia voluntad, decidí dirigirme hacia la costa intentando ser cuerdo y sabiendo que la salud es lo único que tengo para continuar.

Para llegar allí me esperaban, un paso a 4.200 ms, frio, barro, lluvia… genial! De todo lo que no quería, aún así tendría que estar alegre de saber que esta maravillosa tierra no está hecha a nuestro gusto, y que para gozar tenemos que luchar.

GAMBADA

LUCHAR / FIGHT

Mil emociones me invadían cuando llegaba a los cruces que se dirigían hacia las montañas, a sabiendas de que mis amigos ya habían pasado por allí, otro “triqui-traque” en mi cabeza, mientras, mi cara ponía todas las muecas habidas y por haber, pero la cordura y la constante tos golpeaban cada vez más fuerte. Decidido!, llegaré a la costa si o si, olvidaré las montañas, al menos por ahora.

Aunque el frío no me ayudaba, aunque la lluvia me jodia y el barro me frenaba, pasé por bellos paisajes, y de golpe un azote de calor se apoderaba de mí, a lo lejos una bruma subía desde el Pacifico, en aquel momento me sentí aliviado de haber tomado esta decisión y haber vencido mi orgullo y mi tozudez, lo que no tenía claro es cuánto tiempo duraría..

Una cálida tarde gris, llegué a Trujillo, me dirigí a la más famosa casa de ciclistas de América, la casa de Lucho, el amable Lucho ha hospedado allí a más de 2000 viajeros en bicicleta, y no hace falta decir que las paredes de esta casa escupen cientos de bellas anécdotas que siempre serán una referencia para todos nosotros.

Trujillo, a la que llaman la ciudad de la eterna primavera, en todo el tiempo que estuve allí, solo vi el sol un día, no lo sé, pero creo que algo va mal…

Mientras dejaba pasar los días, visité las playas de Huanchaco famosas por sus barcos de totora, llamados caballitos de totora, todo un arte de navegación a lo más tradicional. También fui a Chan-Chan, la ciudad precolombina de adobe más grande de América, fue la capital del reino Chimor, y de la organización de la cultura Chimú, hoy, esos que deciden lo que es bonito o no, han hecho de Chan-Chan Patrimonio de la humanidad, con todo lo que esto conlleva, un alto precio a pagar para ver feísimos tejados de lata que cubren la ciudad, el que quiera hacer una foto sin un poste en ella, que no vaya a Chan-chan.

GAMBADA

CHAN-CHAN

Los días pasaban, y la tos parecía desaparecer un poquito, pero algo en mi borraba todas mis expresiones, mis sonrisas… con mi cabeza inclinada buscaba las marcas de mis batallas, pero el dolor en mi pecho me ataba las manos y me nublaba la mirada, aún así tendría de ser capaz de ver la suerte que tengo de teneros a todos vosotros, silencios, esperas… que poca paciencia tengo a veces.

Para ayudarme en mi guerra interior, y buscando excusas, se que con la vida que llevo no es fácil quedarse mucho tiempo en un lugar, dinero, tiempo, burocracia, aburrimiento qué más da?.

Tengo la garganta “envenenada”, y quiero gritar de rabia, me subo por las paredes “ aunque mi amigo Salva me diga que luego hay que pintarlas” rompo mis techos, mis ataduras y con un puñetazo ficticio encima de la mesa, grito, Me voy de aquí! hacia donde?, pues bueno, hacia las montañas, en el país de los ecos se oye,Nando sabes que no tienes razón pero…

Sobre los altares de mi esperanza aún hay muchos sueños, muchos niños para los que luchar, muchos… y fue así que con una pareja de alemanes que conocí en la casa de Lucho, decidí dirigirme hacia el famoso cañón del Pato, camino a la cordillera de los Andes.

Por el desierto costeño buscaba imágenes perdidas con mis ojos inquietos, lleno de dudas, pero el rodar de Halima me hacía sentir vivo, tanto, que incluso muchas veces era capaz de no oír mi propia tos, de golpe una bella duna se apoderó de toda mi atención, paro, saco mi cámara para eternizar el momento y… mierda, mi cámara no funciona, otro de aquellos ridículos momentos, uno empieza a darle vueltas a la cámara , mirándola de arriba abajo, tocando todos los botones, incluso casi creyendo que va a resucitar, pero no! No resucitó, no me lo pude creer, y con esa cara de burro que se me quedó y con las ganas de reventarla contra el suelo, como si todos mis problemas fueran su culpa, me refugié en la tranquilidad y la alegría de saberme que estaba volviendo hacia las preciadas montañas.
Markus y Kiki, sacarán fotos, espero que me regalen alguna para compartir con vosotros, el resto me lo llevaré como siempre en mi corazón.

El cañón del Pato, son caminos de “triqui-traque” llenos de piedras y de polvo que te llevan subiendo hacia los famosos túneles siempre vigilados fielmente por el bello y abundante rio Santa, aunque todo esto no era suficiente para darme cuenta cada hora que pasaba que había tomado una mala decisión, el gran simulacro de ir en contra de mi propia naturaleza se estaba revelando contra mí mismo.

GAMBADA

CAÑON DEL PATO (foto,Markuss & Kiki )

Y así cada vez peor y ya en el famosísimo callejón de Huaylas, puerta de entrada a la maravillosa cordillera peruana, la lluvia y el infatigable color gris me impedía ver cualquier nevado, mis horas ya solo pasaban, mientras, intentaba difícilmente tomar decisiones.

A ver si me explico, aquí en la cordillera estamos en época de lluvias, cada día llueve y los cielos grises impiden a veces ver más allá de la punta de tu propia nariz, esto es normalmente así hasta mayo, se me alargan los dientes y me pongo aún más de mala leche, pero la verdad es que aún me quedan muchas cosas por hacer y aceptaré un descanso y una verdadera visita al doctor, en lugar de ir haciéndome daño con este “ triqui-traque”.

La salud,vosotros,y esta bella vida es lo único que tengo, y aunque egoístamente siempre quiero más, esta vez tendré que aceptar parar un poquito para volverme a encontrar.

A día de hoy ya he decidido dejar la montura aquí en las montañas y dirigirme hacia Lima, de allí me dirigiré hacia otros lares, que me llevarán hacia gentes queridas, ya se verá…

Creo que lo maravilloso de mi vida está en toda esta constante incertidumbre, todo el dolor que no puedes evitar porque simplemente eres uno más, vivir diferente en un mundo tan injustamente falso, la verdad, creo que es un gran placer.
Continuaré por las noches creyendo que hay cosas como los sueños, esas cosas que nunca han sido pero que de bien seguro pueden ser.

Salgo a la calle y el cuerpo blanco del atardecer se vuelve exageradamente escarlata, la lluvia continua irónicamente, una ausencia conocida me golpea, es la juventud, lo hace como si fuera el cuerpo que un día ya viví, joder, que rápido pasa el tiempo.
Aún así me entregaré a los espacios, allí donde se vive en paz, y si puedo continuaré tragándome ese universo lleno de campos de estrellas.

GAMBADA

ESE UNIVERSO / THIS UNIVERSE

Hoy acabaré con agradecimientos, para todos esos que se preocupan por mí, y que me soplan aire fresco cuando a veces más lo necesito, la lista es muy larga, pero hay algunos que hoy no puedo ni debo de olvidar.

Desde la más cercana lejanía, a mi querido Salva,  por estar casi siempre ahí, hoy hablé con él y me hizo feliz, aprovecho para desearle lo mejor en México con su buen libro.

A Jorge, por constantemente meterme caña y seguir haciéndome sentir tan agradecido de formar parte de su amistad, y a la vez celoso por sus maravillosas fotografías.

Pero deciros todo esto, no sería posible si no tuviera esta nueva web, la cual espero os guste y que a la vez porque no, también os haga soñar aunque solo sea un poquito.

Esto se lo tengo que agradecer desde lo más profundo de mi corazón a David Oliveras, él es el padre de esta web que me une periódicamente a todos vosotros y que es tan importante para mí.

A David la verdad es que no sé cómo definirlo, es un tipo muy suyo, extremadamente fiel a sus principios y os aseguro que tiene un enorme corazón, os puedo asegurar que en estos días no es fácil encontrar gente así, gente que dedica su preciado tiempo para otros solo a cambio de ilusiones. “Mil gràcies David per fer el que fas”.

Con gran tristeza dejaré Halima en la oscuridad por un tiempo, espero estará bien, mientras yo continuaré luchando con alegría y esperanza, y si todo va bien además volveré a ver gente querida, que sin ellos demasiadas veces a la vida le falta algo…

Permitidme este reposo para poder volver con más energía. Desde las puertas de esta maravillosa cordillera que no puedo ver, este “ triqui-traque” divide mis sueños.

LA VIDA NO VIVIDA… ES UNA ENFERMEDAD DE MUERTE.
SALUD Y BUEN CAMINO, NANDO.

Comparte Gambada: Whatsapp